Slide_noticias_2

Noticias ///

03 de julio /// Chile: los desafíos que nos plantea APEC 2019.

Nuestro país se encuentra cada día más cerca de recibir la Cumbre de Líderes de la APEC. Esta instancia, es la culminación de un año donde Chile se ha convertido en uno de los centros globales en la discusión de la evolución del comercio internacional.

Ser el país organizador de este encuentro implica también la organización de múltiples reuniones, seminarios y talleres que, en conjunto, suman más de 200 instancias en las cuales se prepara la agenda que marcará la reunión de líderes de noviembre de este año.

Pero la reciente realización del taller de Mujer y Minería, en la II región del país, nos recuerda que hay prioridades definidas para esta versión del Foro, que marcan un especial desafío para Chile. Primero, la promoción del rol de la mujer en la economía y el comercio internacional. En tal sentido, si bien en los últimos años hemos podido apreciar algunos cambios, particularmente en importantes compañías nacionales, las cifras siguen siendo elocuentes: sólo 13% de las mujeres están en la alta gerencia o en el directorio de las principales compañías; la participación femenina total en minería es cercana al 8% y solo el 4% del total de empresas exportadoras fueron lideradas por mujeres.

Lo anterior plantea un primer desafío imperioso, reducir la brecha de acceso y oportunidades de las mujeres en los mercados y, particularmente, en sectores de la economía tradicionalmente "masculinos" como, por ejemplo, minería, transporte o el sector energético, lo que contribuye de forma decisiva a reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de las familias.

En este marco, se debe buscar educar e instaurar políticas públicas y privadas inclusivas que procuren un país y democracia que en algún momento no precise del realce de estos temas en foros internacionales para ser tratados todos por igual.

Luego, junto con el apoyo al ingreso de más mujeres en el circuito que da vida al comercio mundial, esta APEC potencia un discurso inclusivo al posicionar a las pymes como otro actor esencial del comercio internacional, donde las cifras son reveladoras: representan el 97% de las empresas de los países miembro, empleando más de la mitad de la fuerza laboral en estos países.

Sólo como antecedentes, para 2018, en Chile cerca de 400 empresas concentraron el 90% del valor exportado, y sólo 1,8% de nuestras pymes exportaron concentrando el equivalente al 2,1% del valor exportado. Esto nos plantea el segundo desafío esencial y necesario para la real inclusión de este sector empresarial al círculo del comercial internacional: buscar la armonización de las regulaciones como pieza clave, donde medidas que simplifiquen y reduzcan, tanto la cantidad como el costo de los trámites burocráticos, son primordiales.

En simple, APEC representa 60% del PIB mundial, el 50% del intercambio comercial planetario, 64% del intercambio comercial nacional y la procedencia del 58% de la inversión extranjera en nuestro país. De este modo, la conservación y estabilidad de este mercado, la previsibilidad de sus normas y un ambiente propicio al libre comercio es vital para nuestro país.

Finalmente, el trabajo de organización de este Foro, liderado por nuestra Cancillería, recibió un positivo espaldarazo cuando en el marco de un encuentro de Senior Officials (SOM2), se concluyó, por primera vez en varios años, un documento consensuado en el cual las economías miembros afirmaron respaldar el sistema multilateral de comercio, al tiempo que reforzaron la necesidad de reformar la Organización Mundial de Comercio (OMC). Este documento, que servirá de insumo para el encuentro de líderes en noviembre, es un buen augurio para pensar que en Santiago se podrá alcanzar una declaración conjunta que cuente con la firma tanto de los gobiernos liderados por Xi Jinping, como de Donald Trump.

APEC no es un foro vinculante, pero la organización de este evento nos entrega la posibilidad única de influir, a través de la moderación, en las disputas comerciales actuales, donde los primeros pasos en esta línea han sido promisorios y no cabe escatimar esfuerzos en perseguir este objetivo, pues de ello también depende un futuro más auspicioso para Chile.
Btn_prev_blue volver