Slide_noticias_2

Noticias ///

22 de julio /// Acuerdo de Asociación Mercosur-Unión Europea.

Resumen Ejecutivo

 El 28 de junio de 2019, después de 20 años de negociaciones, el MERCOSUR y la Unión Europea (UE) acordaron una asociación que marca una nueva era en las relaciones entre ambos bloques. El acuerdo, histórico por su tamaño, amplitud temática y significado político, incluye compromisos sobre comercio, cooperación y diálogo político y crea un mercado de 778 millones de habitantes. En el plano comercial, la UE se compromete a liberalizar el 92% de las importaciones provenientes del MERCOSUR, mientras el bloque sudamericano liberará gradualmente el 91% de las importaciones europeas. Con la entrada en vigor del acuerdo, el MERCOSUR pasará a tener tratados de libre comercio con 23,5% del PBI global (vs. tan solo 1,4% hoy en día). Los plazos acordados para la desgravación contemplan las heterogeneidades estructurales entre ambas regiones, con tiempos sustancialmente más cortos para la liberalización que debe realizar la UE, y una transición más gradual para el MERCOSUR. En 4 años a partir de la entrada en vigor del acuerdo, la UE estará aplicando la mitad del arancel promedio actual mientras que el MERCOSUR reducirá su arancel promedio a la mitad recién en 9 años. Quizás más importante aún es el impacto potencial en términos institucionales. El acuerdo brindará certidumbre legal y mejorará el clima de negocios, aumentando el atractivo de los países miembros del MERCOSUR como destino para la IED. Los compromisos en materia de diálogo político y cooperación también deberían otorgar mayor seguridad y previsibilidad al entorno político regional y a la relación bilateral, repercutiendo favorablemente en la capacidad de atraer IED. A su vez, el acuerdo consolida una mesa de diálogo y negociación permanente, a partir de la cual se podrán monitorear los impactos, potenciando los efectos positivos y amortiguando los negativos. En términos sectoriales, el acuerdo abre oportunidades para mejorar el acceso al cerrado mercado europeo de bienes agrícolas, y podría contribuir a fortalecer las cadenas de valor y aumentar la competitividad de las economías del MERCOSUR. El acuerdo también busca estimular el desarrollo de sectores como servicios basados en conocimiento, donde el MERCOSUR ya es un exportador competitivo. En este contexto, será clave que los países del bloque actúen de manera decidida para implementar políticas que les permitan maximizar las oportunidades del acuerdo y afrontar con éxito los desafíos que éste implica. El BID continuará prestando apoyo a estas iniciativas y explorando nuevas oportunidades de cooperación con los socios del MERCOSUR.

 Sobre el acuerdo

El Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y el MERCOSUR es un hito en la historia de la diplomacia y del comercio internacional para la región. Consiste en un marco de asociación amplio que presenta grandes oportunidades para ambos bloques y que permitirá la integración de dos mercados que conjuntamente representan un tercio del comercio global, un cuarto de la inversión extranjera directa y un mercado potencial de 778 millones de habitantes. A través del acuerdo ambos bloques se propusieron eliminar restricciones al comercio entre sí respecto de casi la totalidad de los sectores productivos, tanto del conjunto europeo como de la subregión latinoamericana. A su vez, el tratado es el de mayor profundidad para el MERCOSUR, incluyendo temas que van más allá de las tradicionales cuestiones arancelarias, por ejemplo, comercio de servicios, propiedad intelectual, facilitación de comercio, compras públicas, desarrollo sostenible, pequeñas y medianas empresas, entre otros. El acuerdo supera las agendas comerciales y establece un marco de reglas que contribuirá a fortalecer la institucionalidad de los países del MERCOSUR y a mejorar el ambiente de negocios. Debe destacarse que, en general, asumir compromisos internacionales de esta índole ofrece mayor firmeza y garantías de sustentabilidad en el tiempo a las reformas institucionales, contribuyendo a aislarlas del ámbito de discusión política doméstica. El Acuerdo de Asociación entre la UE y el MERCOSUR es de carácter amplio y abarca dos partes, una sobre temas de diálogo político y cooperación y otra relacionada al comercio . DIÁLOGO POLÍTICO y COOPERACIÓN: Comprende compromisos y posiciones comunes en ámbitos de democracia, derechos humanos, medio ambiente, lucha contra el tráfico de drogas, el terrorismo y lavado de dinero, entre otros. Establece mecanismos de intercambio fluidos y transparentes entre las partes en cada una de estas áreas, haciendo que el trabajo conjunto resulte más eficiente. En relación a los aspectos de cooperación el acuerdo apunta a facilitar la convergencia entre ambos bloques, estableciendo mecanismos de cooperación en áreas como ciencia, tecnología e innovación, educación, economía digital, migraciones, responsabilidad social y empresarial, y protección ambiental, entre otras. El acuerdo abrirá potencialmente el acceso del MERCOSUR a más fondos y asistencia técnica de la Unión Europea. COMERCIO: Cubre un amplio abanico de temas económicos con el objetivo de potenciar el intercambio de bienes, servicios e inversiones entre los bloques . El acuerdo establece diversas disciplinas. En términos arancelarios, el 100% de las exportaciones industriales de MERCOSUR ingresarán a la UE sin arancel, 80% se reducirán inmediatamente después de la entrada en vigor del acuerdo y el resto lo hará gradualmente en un período que llega hasta los 10 años, mientras que el bloque sudamericano liberalizará un 90% en un plazo que llega hasta los 15 años para un conjunto de productos sensibles. Para losproductos agrícolas, la UE liberalizará el 99% del comercio con el MERCOSUR, eliminando aranceles para el 84% de las importaciones y para el resto a través de cuotas o preferencias fijas. En tanto, el MERCOSUR liberalizará el 88% del comercio de este tipo de productos. El acuerdo contempla las asimetrías entre los países del bloque especialmente a partir de un esquema de liberalización gradual, sobre todo de los sectores más vulnerables del MERCOSUR, con hasta 15 años de plazo para la eliminación total de aranceles. Estos tiempos otorgan un período clave para que los complejos productivos del MERCOSUR puedan adaptarse a las nuevas reglas y hacer frente a la mayor competencia externa. Se contempla asimismo la importancia de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) que representan gran parte del entramado productivo de la región, a partir de disposiciones específicas tendientes a facilitar su integración en las cadenas globales de valor, especialmente a través de la reducción de las barreras de información y asistencia técnica, protegiendo su participación en las contrataciones públicas, con medidas de facilitación de comercio que generan fuerte impacto en las empresas de menor porte, entre otras. En temas no arancelarios, se incorporan disposiciones sobre medidas sanitarias y fitosanitarias y obstáculos técnicos para dar mayor previsibilidad y transparencia al comercio. Asimismo, se incluyen temas de frontera como las disciplinas regulatorias para sectores específicos de servicios (postal, courier, telecomunicaciones y servicios financieros), compras gubernamentales, compromisos generales sobre comercio electrónico, propiedad intelectual, desarrollo sustentable, entre otros.

Importancia estratégica del acuerdo

 El acuerdo comercial es uno de los más importantes del mundo por su alcance, junto con el TLCAN y los recientes acuerdos de asociación entre la UE-Japón y la UE-Canadá. En términos económicos, el PIB del acuerdo alcanza casi una cuarta parte del total mundial. Ambos bloques explican conjuntamente 37% del comercio mundial de bienes y servicios, 29% de los flujos de IED mundial y 34% del stock de IED. La UE es el primer inversor global, con un stock de inversiones que supera el 30% del total mundial y es el mayor inversor extranjero en el MERCOSUR. En 2017, el stock de inversiones de la UE en el MERCOSUR alcanzó los 433 mil millones de dólares. Hasta el momento, el MERCOSUR tenía acuerdos de libre comercio con tan solo 1,4% del PIB mundial; con este acuerdo, se alcanza el 23,5%. En términos de acceso a mercado, el salto es aún mayor, ya que la UE representa casi 33% de las importaciones globales de bienes, con lo cual el acceso en términos preferenciales pasará de 1,5% a 34% del total de las compras mundiales. Más allá del tamaño del acuerdo, para el MERCOSUR significa un paso clave en su demorada agenda externa que mostraba un importante letargo. La capacidad de concluir este acuerdo debería otorgar renovada credibilidad al MERCOSUR en sus negociaciones en curso con Canadá, EFTA, la República de Corea y Singapur. A su vez, simplificará algunos aspectos de esas negociaciones, toda vez que ya se ha dado el paso de acordar normas más modernas que las que el MERCOSUR venía aceptando hasta el momento. Es probable también que los entendimientos logrados bi-regionalmente impacten en cambios en las reglas intra-Mercosur, por ejemplo, las que regulan el comercio automotriz intra-regional.

Más allá del tamaño del acuerdo, para el MERCOSUR significa un paso clave en su demorada agenda externa que mostraba un importante letargo. La capacidad de concluir este acuerdo debería otorgar renovada credibilidad al MERCOSUR en sus negociaciones en curso con Canadá, EFTA, la República de Corea y Singapur. A su vez, simplificará algunos aspectos de esas negociaciones, toda vez que ya se ha dado el paso de acordar normas más modernas que las que el MERCOSUR venía aceptando hasta el momento. Es probable también que los entendimientos logrados bi-regionalmente impacten en cambios en las reglas intra-Mercosur, por ejemplo, las que regulan el comercio automotriz intra-regional.

Oportunidades para el Mercosur

a) Acceso a mercado El acuerdo mejora el acceso del MERCOSUR a un mercado clave4 . La UE es un mercado de casi 20 billones de dólares, un PIB per cápita de 34.000 dólares y explica más de un tercio de la demanda mundial de bienes y servicios. Las exportaciones del sector agrícola fueron el principal interés ofensivo de los países del MERCOSUR en materia de acceso a mercados a lo largo del proceso de negociaciones, especialmente porque es el sector donde tienen más oportunidades de competir con su oferta exportadora y porque es en este tipo de productos donde la UE cuenta con crestas arancelarias, aranceles específicos, cuotas y contingentes. La apertura del mercado de la UE implica no solo oportunidades de ampliar los flujos existentes, sino también diversificar hacia productos que actualmente no se exportan a este mercado. En este aspecto, pese a que las cuotas en ciertos productos de interés para el MERCOSUR no parecen generosas, las ganancias inmediatas de acceso para otros productos importantes de la canasta exportadora regional, como algunos derivados de soja, aceites, frutas, jugos, mermeladas, legumbres, maní, infusiones, productos de la pesca y bebidas, entre otros, pueden ser sustanciales. + Productos cuyo arancel estarán en 0% a la entrada en vigor del acuerdo: harina de soja y poroto de soja, aceites para uso industrial (soja, girasol, maíz), despojos comestibles de especie bovina, porcina, ovina; algunos productos de la pesca, como merluza; otros productos de origen animal (menudencias, grasas, semen bovino); manzanas, peras, duraznos, cerezas, ciruelas, legumbres, frutos secos, pasas de uvas, uvas de mesa, maní; infusiones (café, mate y té), especias, bebidas (agua mineral, cervezas, espirituosas), productos de la pesca: merluza, vieiras y calamares. A modo de ejemplo, las uvas ingresan actualmente con un arancel NMF de 14,4%, algunos despojos de carnes pagan hasta 14,5%, las ciruelas 12%, y los productos de la pesca entre 8 y 15%. + Productos que entran en canasta de desgravación, de 4 a 10 años: productos de la pesca (por ejemplo, langostinos) y conservas de pescado, hortalizas, plantas y tubérculos alimenticios; frutas cítricas (limones, naranjas y mandarinas), frutas finas (arándanos, frutillas), harina de maíz, almidón, arroz partido, aceites vegetales (soja, girasol y maíz), biodiesel, preparaciones alimenticias y pastas, golosinas, mermeladas, jaleas y otras preparaciones en base a frutas, hortalizas en conserva, helados, alimento para mascotas. Para el sector industrial del MERCOSUR también se abren oportunidades, ya que 80% de sus exportaciones al bloque europeo tendrán acceso de forma inmediata a arancel cero y al 100% en un período máximo de 10 años. Si bien el mercado europeo es un mercado exigente, el MERCOSUR posee nichos de mercado que pueden ser competitivos y se beneficiarían de estas preferencias, como por ejemplo artículos de cuero, indumentaria de diseño o biotecnología. Es importante considerar que el MERCOSUR otorgó acceso libre de aranceles a los bienes industriales europeos en 90% de sus exportaciones hacia el bloque, incluyendo sectores tradicionalmente protegidos. Esto pondrá presión sobre las empresas del MERCOSUR para competir en el mercado regional con las empresas europeas, tanto por los posibles impactos a nivel nacional como por los desvíos de comercio que podrían generarse; pero, por otro lado, contribuirá a fortalecer las cadenas de valor y a aumentar la competitividad de las economías del MERCOSUR, a través de un acceso a precios más competitivos a insumos y bienes de capital, de mejoras derivadas del cumplimiento de normas de calidad y técnicas, y de las reglas de acumulación de origen que permitirán que un bien final pueda ser considerado como producido en el bloque y acceda a las preferencias arancelarias incluso cuando sus insumos y su producción se hayan distribuido entre el MERCOSUR y la Unión Europea. A su vez, el acuerdo contempla mecanismos e instrumentos para PyMEs, como cooperación técnica, transferencia de conocimiento y apoyo para insertarse en cadenas de valor como proveedoras.

 b) Inversiones El acuerdo brinda certidumbre legal, mejora del clima de negocios y da acceso privilegiado al mercado europeo, aumentando el atractivo de los países miembros del MERCOSUR como destino para la IED y como eslabón de cadenas regionales y globales de valor. La experiencia internacional, y la literatura en general, muestran que los TLCs generan importantes aumentos de IED en los países que forman parte de este tipo de acuerdos, siendo el impacto mayor cuando se asegura el acceso a un mercado de gran tamaño. De hecho, al estudiar la evolución de la IED de la UE en los países con los cuales firmó acuerdos comerciales se observa un importante crecimiento en el período posterior al acuerdo, multiplicando por cuatro o más veces el stock previo, reflejando a su vez un plus de crecimiento sustancial respecto a la IED de otros orígenes.

c) Servicios El acuerdo brindará nuevas oportunidades para la exportación de servicios, en sectores donde el MERCOSUR es un exportador competitivo, como en servicios basados en el conocimiento. La UE es el principal importador de servicios del mundo y actualmente importa solo 12.400 millones USD de servicios del MERCOSUR (sobre un total de 800 mil millones). El acuerdo contempla, para los sectores alcanzados, el acceso al mercado de la contraparte para las empresa de servicios en las mismas condiciones que los nacionales. A su vez, el acuerdo podría estimular la radicación de inversiones en el sector para exportar al mercado regional y a EEUU desde la región (nearshore). El acuerdo constituye una herramienta para otorgar previsibilidad y transparencia a las condiciones que rigen el intercambio de servicios entre ambos bloques. Por otro lado, el acuerdo con la UE podría contribuir a reactivar las negociaciones de servicios en el MERCOSUR.

d) Diálogo político y Cooperación El componente de Diálogo político del acuerdo también contribuirá a fortalecer las capacidades de los países del Mercosur en materias como medio ambiente, lucha contra el tráfico de drogas, terrorismo y lavado de dinero, y a dar mayor seguridad y previsibilidad a su entorno político, lo que también tendrá un impacto favorable en su capacidad de atraer inversión extranjera. Por último, el acuerdo prevé instancias para profundizar la cooperación entre las partes en áreas como ciencia, tecnología e innovación, educación, economía digital, migraciones, responsabilidad social y empresarial, y protección ambiental, entre otras. Existirá además un acuerdo conexo que abrirá oportunidades para asistencia financiera para la cooperación internacional. En términos generales, esto debería permitir al MERCOSUR beneficiarse de transferencia de tecnología y mejores prácticas y acceder a recursos para financiar su desarrollo y su adecuación a los términos del acuerdo y a su impacto económico y comercial.

Anexo 1 Balanza comercial Mercosur-UE

 El comercio total entre el MERCOSUR y la UE alcanzó 92 mil millones de dólares en 2018, el doble que hace 20 años. + En los últimos tres años el comercio ha sido equilibrado a nivel regional, aunque esto responde al superávit de Brasil que es contrarrestado por el déficit de los restantes socios del MERCOSUR. + Composición del comercio con la UE (promedio 2016-2018): 1. Las exportaciones del MERCOSUR a la UE se encuentran relativamente concentradas en productos del sector agropecuario y algunas manufacturas. 2. Las importaciones se encuentran más diversificadas y son principalmente manufacturas, aunque el petróleo también tiene un peso relevante. Los medicamentos, los vehículos y sus partes, los motores eléctricos, y algunos químicos se encuentran entre los más relevantes.

Anexo 2 Acuerdo comercial

Principales aspectos de la liberalización arancelaria:

El acuerdo eliminará aranceles para más del 91% del comercio bilateral. El MERCOSUR liberalizará en forma total el 91% de las importaciones desde la UE en un plazo de más de 10 años para la mayor parte de los productos, y que llegará incluso a 15 años para algunos productos sensibles. La UE liberalizará en forma total el 92% de las importaciones desde el MERCOSUR en un período máximo de 10 años. En el caso de los bienes industriales la UE eliminará aranceles sobre el 100% de sus importaciones del MERCOSUR. Por su parte, MERCOSUR eliminará aranceles sobre el 90% de las exportaciones de la UE, con un cronograma lineal de desgravación, excepto para los vehículos de pasajeros. En el caso de los bienes agroindustriales la UE se compromete a eliminar aranceles sobre el 82% de las importaciones agrícolas desde el MERCOSUR. En tanto que para la mayor parte de lo restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas, excluyendo en torno a 100 productos. Las cuotas ofertadas por la UE serán administradas de forma conjunta reduciendo la discrecionalidad de su utilización y serán para carne bovina, aves, carne de cerdo, azúcar, etanol, miel y maíz dulce. Por su parte, productos como el queso, la leche en polvo y la fórmula infantil tendrán cuotas recíprocas que deberán abrirse a lo largo de 10 años. El MERCOSUR liberalizará en forma total el 95% del valor agrícola importado desde la UE. En particular, para algunos productos de interés del bloque los aranceles estarán en 0% a la entrada en vigor del acuerdo: harina de soja y poroto de soja, aceites para uso industrial (soja, girasol, maíz), despojos comestibles de especie bovina, porcina, ovina; algunos productos de la pesca, como merluza; otros productos de origen animal (menudencias, grasas, semen bovino); manzanas, peras, duraznos, cerezas, ciruelas, legumbres, frutos secos, pasas de uvas, uvas de mesa, maní; infusiones (café, mate y té), especias, bebidas (agua mineral, cervezas, espirituosas), productos de la pesca: merluza, vieiras y calamares.

Mientras que en otros casos, se desgravan en un período de 4 a 10 años: productos de la pesca (por ejemplo, langostinos) y conservas de pescado, hortalizas, plantas y tubérculos alimenticios; frutas cítricas (limones, naranjas y mandarinas), frutas finas (arándanos, frutillas), harina de maíz, almidón, arroz partido, aceites vegetales (soja, girasol y maíz), biodiesel, preparaciones alimenticias y pastas, golosinas, mermeladas, jaleas y otras preparaciones en base a frutas, hortalizas en conserva, helados, alimento para mascotas. Es importante destacar que el cronograma de desgravación acordado contempla las heterogeneidades estructurales entre ambas regiones, con tiempos sustancialmente más cortos para la UE (85% de las importaciones desde el MERCOSUR se desgravan en forma inmediata), y una transición más gradual para el MERCOSUR (más del 60% de las importaciones desde la UE se desgravan totalmente recién a partir de 10 años de la entrada en vigor). En ambos casos la liberalización se realiza en forma lineal hasta llegar al arancel cero al final del plazo indicado. En el caso de vehículos de pasajeros el MERCOSUR eliminará aranceles completamente luego de 15 años, con un período de gracia de 7 años que será acompañado por una cuota de transición de 50 mil unidades dentro de la cual el arancel será la mitad del arancel de Nación Más Favorecida. Para autopartes la liberalización se hará mayormente en 10 años (60% de las exportaciones de UE a MERCOSUR) y otra parte en 15 años (30%). En el caso de las maquinarias se liberalizará completamente el 93%, la mayor parte de ello en 10 años (67% de las exportaciones de UE).

Barreras no arancelarias y facilitación comercial:

El acuerdo contempla la creación de mecanismos para asegurar que las medidas sanitarias y fitosanitarias y normas técnicas no se conviertan en barreras innecesarias al comercio, y promover una mayor convergencia en regulaciones y estándares técnicos. El MERCOSUR y la UE se comprometen a trabajar colaborativamente para intervenir rápidamente frente a emergencias en relación al comercio de productos agrícolas o pesqueros, intercambiar información rápidamente, garantizar la transparencia, consultas técnicas, controles y certificaciones. En el caso del sector automotriz se incluye un anexo que determina la aceptación mutua de los resultados de las pruebas disminuyendo los costes relacionados con el doble testeo. También el acuerdo permitirá aumentar la transparencia sobre los requisitos técnicos del sector automotriz en los mercados de la UE y del MERCOSUR. El acuerdo incluye asimismo medidas de facilitación comercial como la autocertificación y disposiciones sobre liberalización de aduana y despacho, reducción de inspecciones físicas, simplificación y armonización de procedimientos aduaneros, entre otros. En el caso del vino y bebidas espirituosas, el acuerdo prevé facilitar el comercio incluyendo el reconocimiento de las prácticas de producción, certificación y etiquetado.

Avance en otras disciplinas no tradicionales:

El acuerdo profundiza los compromisos en la OMC en relación a la liberalización del comercio de servicios y amplía la cobertura sectorial. En tal sentido, se negociaron disciplinas regulatorias para sectores específicos (postal, courier, telecomunicaciones y servicios financieros). Los prestadores de servicios de ambos bloques podrán acceder al mercado de la contraparte en las mismas condiciones que los nacionales. El acuerdo estimulará la radicación de inversiones en el sector productivo y en el de servicios. También incluye temas como compras gubernamentales, donde ambos bloques garantizan acceso a sus compras públicas recíprocamente (en montos contractuales por encima de cierto umbral mínimo), y se buscará garantizar los principios de no-discriminación, transparencia y equidad compatibles con el Acuerdo de Contratación Pública de la OMC. El acuerdo contempla solo las compras de los organismos de los gobiernos federales. 25 El acuerdo incluye compromisos generales sobre comercio electrónico para la remoción de barreras injustificadas, para dar mayor certidumbre a las empresas y garantizar la seguridad en línea para los consumidores y la protección de datos. Para la promoción de la innovación también se acordó un capítulo sobre propiedad intelectual que contiene disposiciones sobre derechos de autor, marca registrada, diseños industriales, indicaciones geográficas (por ejemplo, cachaça, vino mendocino del lado del Mercosur) y variedades de plantas. No se acordaron obligaciones en materia de extensión de patentes y protección de datos de prueba. Sobre desarrollo sustentable y condiciones laborales, se incluye un capítulo sobre desarrollo sustentable y respecto de los derechos laborales y la promoción de conductas empresariales responsables. Las partes ratifican el compromiso con los acuerdos multilaterales ambientales, en especial la implementación del Acuerdo de París sobre cambio climático. Uno de los focos es la promoción de las cadenas globales de valor a través de la promoción del comercio de materias primas y partes reduciendo o eliminando aranceles, prohibiendo requerimientos de precios de importación o exportación y los monopolios de importación y exportación. El acuerdo reconoce la importancia de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) y sus mayores dificultades en comparación con las grandes empresas para participar en el contexto global. En tal sentido, incluye disposiciones para compartir información garantizando la transparencia en el acceso a mercados. Por ejemplo, cada parte debe poner en línea un sitio web con información relevante sobre acceso a su mercado (aranceles, otros impuestos, reglas de origen, requerimientos, entre otras). Se destaca también la cooperación para la identificación específicamente de las oportunidades que abre el acuerdo entre las partes para estas empresas. También se incluyen compromisos en materia de defensa comercial que buscan aumentar la transparencia y previsibilidad en la aplicación de medidas incluidas en la Organización Mundial del Comercio como las medidas antidumping, las medidas compensatorias y salvaguardias. El acuerdo incluye también un mecanismo de salvaguardia bilateral que permite la implementación de medidas temporarias para regular las importaciones en caso de que la industria doméstica de algunos de los signatarios del acuerdo esté en peligro y que se aplica incluso a los bienes agrícolas.

Lea el informe completo en:

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/Acuerdo_de_Asociaci%C3%B3n_Mercosur-Uni%C3%B3n_Europea_es_es%20(2).pdf
Btn_prev_blue volver