Slide_noticias_2

Noticias ///

19 de agosto /// Argentina y México buscan capitalizar la vacuna

Argentina y México intentarán capitalizar el impulso positivo en latinoamérica de la producción conjunta de la vacuna contra el coronavirus para unir a la región contra el candidato de Donald Trump para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este lunes se realizó una nueva reunión virtual de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la que México tiene la presidencia pro témpore. Allí se hizo la presentación formal del anuncio de la producción de la vacuna que fue anticipada la semana pasada por Alberto Fernández. Estuvo presente el magnate mexicano Carlos Slim, el empresario que facilitó el acuerdo de México y Argentina con el laboratorio AstraZeneca y la universidad de Oxford.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, fue quien encabezó la reunión, en la que se habló de repartir la vacuna de manera equitativa en toda América Latina. "Este es un proyecto latinoamericano para latinoamericanos", dijo en la reunión el canciller argentino, Felipe Solá.

Lógicamente los representantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de Alberto Fernández se llevaron las felicitaciones de sus pares de los otros 17 países que participaron del encuentro. Incluso de países enfrentados ideológicamente a México y Argentina, como Chile, Paraguay y Uruguay.

En el Gobierno argentino aseguraron a LPO que el desarrollo de la vacuna, como quedó expresado en la cumbre de la Celac, puede ser un disparador para que Argentina recupere el liderazgo regional. Y en ese sentido, la mira está puesta en las elecciones del BID, programadas para el 12 de septiembre.

Chile y Paraguay en medio de la disputa por el banco.

Argentina y México intentarán capitalizar el impulso positivo en latinoamérica de la producción conjunta de la vacuna contra el coronavirus para unir a la región contra el candidato de Donald Trump para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este lunes se realizó una nueva reunión virtual de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la que México tiene la presidencia pro témpore. Allí se hizo la presentación formal del anuncio de la producción de la vacuna que fue anticipada la semana pasada por Alberto Fernández. Estuvo presente el magnate mexicano Carlos Slim, el empresario que facilitó el acuerdo de México y Argentina con el laboratorio AstraZeneca y la universidad de Oxford.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, fue quien encabezó la reunión, en la que se habló de repartir la vacuna de manera equitativa en toda América Latina. "Este es un proyecto latinoamericano para latinoamericanos", dijo en la reunión el canciller argentino, Felipe Solá.

Lógicamente los representantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de Alberto Fernández se llevaron las felicitaciones de sus pares de los otros 17 países que participaron del encuentro. Incluso de países enfrentados ideológicamente a México y Argentina, como Chile, Paraguay y Uruguay.

En el Gobierno argentino aseguraron a LPO que el desarrollo de la vacuna, como quedó expresado en la cumbre de la Celac, puede ser un disparador para que Argentina recupere el liderazgo regional. Y en ese sentido, la mira está puesta en las elecciones del BID, programadas para el 12 de septiembre.

Como explicó LPO, México y Argentina lideran una estrategia para postergar a marzo esos comicios para los que proponen a Gustavo Béliz, asesor estrecho de Alberto. Para lograr ese cometido, necesitan que Estados Unidos, que presenta como candidato a Mauricio Claver-Carone, no consiga el quórum para votar en septiembre y acepte postergar en marzo, cuando ya esté definido si Trump consiguió su reelección o perdió en manos del demócrata Joe Biden.

En el Gobierno admiten que hoy por hoy EEUU tiene el quórum pero que eso puede cambiar si logran el apoyo de algunos países latinoamericanos. Si eso sucede y EEUU no logra los números, la Unión Europea se sumará a la postura de postergar las elecciones a marzo. Los europeos no quieren ser el voto decisivo para no enfrentarse directamente a Trump.

En el bando de Argentina y México creen poder lograr el apoyo de países como Chile, habitualmente alineado a Estados Unidos, Costa Rica e incluso Canadá. En el caso de los chilenos, reina el pragmatismo: apuestan a la construcción del postergado túnel de Agua Negra, un corredor binacional en el límite con San Juan. Y un triunfo de Carone, con o sin su apoyo, podría sepultar el financiamiento ya que la obra es compartida con Argentina.

El caso de Uruguay es sugestivo. El gobierno de Luis Lacalle Pou se inclina por apoyar a Carone, pero tiene diferencias internas. El ex presidente Julio María Sanguinetti, líder del Partido Colorado que apoyó a Lacalle (del partido Blanco) en las elecciones del año pasado, ya se manifestó contra la llegada de un norteamericano -por primera vez en la historia- a la presidencia del BID. 

En este contexto, el embajador argentino en Montevideo, Alberto Iribarne, le pidió a Lacalle que retirara el apoyo a Carone, pero no recibió una respuesta positiva. Sin embargo, curiosamente Uruguay no firmó el comunicado que publicó Estados Unidos este martes junto a otros países aliados como Brasil y Colombia, para rechazar la postergación de las elecciones del BID. Tampoco firmaron Canadá y Perú, que tienen una negociación aparte.

Fuente: La Politica Online

Btn_prev_blue volver